TECNOLOGÍAS

Tecnología de monitor NVIDIA G-SYNC
divider

Mira los juegos de forma diferente con la revolucionaria tecnología de pantalla NVIDIA® G-SYNC™

Al sincronizar las tasas de actualización de la pantalla con la GPU, G-SYNC elimina el efecto bandera y minimiza los saltos y la demora en la entrada de la imagen para brindar la experiencia de juegos más fluida, rápida e impresionante posible.

Cuando cada cuadro cuenta, lo que deseas es el rendimiento visual espectacular que solo NVIDIA G-SYNC puede brindar. Las escenas aparecen al instante. Los objetos se ven más nítidos y con tonos más intensos. El modo de juego es fluido y tiene mayor capacidad de respuesta, lo que te da tiempos de reacción más rápidos y una ventaja competitiva. Cada juego se ve, se juega y se siente tal y como se debe. Todo el tiempo.

El problema: Tecnología antigua

Cuando se desarrollaron las TV por primera vez, se basaron en tubos de rayos catódicos (CRT) que funcionaban al escanear un rayo de electrones en la superficie de un tubo de fósforo. Este rayo hace que un píxel brille en el tubo. Cuando se activan rápidamente suficientes píxeles, el CRT puede dar la impresión de un video en pleno movimiento. Aunque no lo creas, esas primeras TV tenían tasas de actualización de 60Hz principalmente porque la red eléctrica de los Estados Unidos se basa en energía de CA de 60Hz. El hecho de que las tasas de actualización de las TV coincidieran con esa red eléctrica facilitaba la construcción de los primeros dispositivos electrónicos y reducía la interferencia eléctrica en la pantalla.

Cuando finalmente se lanzaron las PC al mercado, a principios de los años 80, la tecnología CRT TV estaba bien establecida y era la más fácil y la más rentable para la creación de monitores de computadora dedicados. Los 60Hz y las tasas de actualización fijas se volvieron la norma y los constructores de sistemas aprendieron a aprovechar al máximo una situación que resultaba perfecta. Durante las últimas tres décadas, aunque la tecnología de visualización ha evolucionado de los CRT a la LCD y las LED, ninguna compañía grande ha desafiado esa forma de pensar y la sincronización de las GPU con las tasas de actualización del monitor sigue siendo la práctica estándar en todo el sector.

El problema es que las GPU no renderizan a velocidades fijas. De hecho, sus tasas de cuadros varían de forma significativa incluso dentro de una sola escena de un único juego, según la carga instantánea que la GPU ve. Siendo así, con una tasa de actualización fija, ¿cómo se llevan las imágenes de la GPU a la pantalla? La primera forma es simplemente ignorar la tasa de actualización de la pantalla y actualizar la imagen que se está escaneando en la pantalla en la mitad del ciclo. Es lo que llamamos ‘VSync Off Mode’ y es la forma predeterminada que usa la mayoría de los jugadores. Lo malo es que cuando un único ciclo de actualización muestra 2 imágenes, se vuelve muy obvia la “línea de puntos”, conocida comúnmente como efecto bandera. La solución establecida para el efecto bandera es activar VSync, con el fin de forzar a la GPU a atrasar las actualizaciones de la pantalla según los ciclos de esa pantalla, hasta el inicio de un nuevo ciclo de actualización. Esto causa saltos siempre que la tasa de cuadros de la GPU es inferior a la tasa de actualización de la pantalla. Además, aumenta la latencia, lo que introduce una demora en la entrada (el atraso visible entre el momento en que se presiona el botón y se ve el resultado en la pantalla).

Lo peor es que muchos jugadores sufren de fatiga visual cuando se exponen a los saltos persistentes de VSync, mientras que otros desarrollan dolores de cabeza y migrañas. Todo esto nos motivó a desarrollar Adaptive VSync, una solución eficaz y aclamada por la crítica. A pesar de este desarrollo, los problemas de demora en la entrada de VSync persisten hasta hoy, algo inaceptable para muchos entusiastas, y algo absolutamente imposible para los jugadores profesionales de eSports que eligen sus GPU, monitores, teclados y mouse de forma personalizada, con el fin de minimizar la demora mortal entre la acción y la reacción.

La solución: NVIDIA G-SYNC

Presentamos NVIDIA G-SYNC, que elimina el efecto bandera en la pantalla, la demora en la entrada de VSync y los saltos. Para lograr esta hazaña revolucionaria, incorporamos un módulo de G-SYNC en los monitores y trabajamos con los fabricantes de las PC portátiles, lo que permite que G-SYNC sincronice el monitor con la salida de la GPU, en vez de sincronizar la GPU con el monitor. Esto produce una experiencia sin interrupciones, más rápida e impecable que redefine la forma de jugar.

Figuras destacadas del sector como John Carmack, Tim Sweeney, Johan Andersson y Mark Rein han quedado muy impresionados con la tecnología de mejoría de juegos G-SYNC de NVIDIA. Los jugadores profesionales de eSports y las ligas de juegos profesionales están ansiosos por usar NVIDIA G-SYNC, que expondrá la verdadera habilidad del jugador al exigir reflejos aún más rápidos debido a la demora imperceptible entre las acciones de la pantalla y los comandos del teclado. Internamente, nuestros jugadores fanáticos han dominado las partidas en LAN durante la hora del almuerzo, usando en secreto las pantallas G-SYNC para obtener una ventaja.

Si, al igual que los profesionales de eSports, quieres la experiencia de juegos más clara, más rápida, más fluida y con la mejor capacidad de respuesta posible, las pantallas NVIDIA G-SYNC son un cambio fundamental a la hora de jugar; algo que no encontrarás en otro lugar. NVIDIA G-SYNC es una verdadera innovación en la era de la iteración que redefinirá tu forma de ver los juegos.